Go to content page Facebook Twitter Instagram Youtube Citizen
Site map

¿La Universidad del Magdalena estaba preparada para enfrentar la pandemia? Te contamos ¿Cómo hemos afrontado la crisis?

Publicado el 19/11/2020 02:12 PM por Evelyn Ovalles

Ningún sector económico, social, cultural, religioso o educativo a nivel mundial estaba preparado para enfrentar las circunstancias inéditas que ha venido planteando la pandemia. 

Nuestra Universidad no fue ajena a esa realidad, no obstante, esta situación ha permitido sacar a flote lo mejor de la comunidad universitaria: nuestra capacidad de resiliencia, reacción, solidaridad, reinvención, proactividad, innovación y tolerancia, entre otros valores. 

Estas capacidades nos permitieron acometer acciones en materia administrativa y académica, valoradas por los miembros de la comunidad universitaria como oportunas y muy acertadas; destacando la creación inmediata a mediados del mes de marzo del comité de seguimiento, con el objeto de prevenir y controlar la propagación del COVID-19 al interior de la Universidad, acompañado de medidas administrativas asociadas a la implementación de bioprotocolos de seguridad, suspensión de comisiones de servicio, suspensión de actividades masivas, suspensión de clases presenciales y adopción de metodologías de trabajo remoto y trabajo en casa. Acciones que permitieron generar altos niveles de conciencia, responsabilidad y compromiso de todos los miembros de nuestra comunidad universitaria frente a la situación, bajo el lema Primero la Vida.

Se implementaron medidas de apoyo a la comunidad universitaria creando el fondo de solidaridad institucional que facilitó poder entregar a nuestros estudiantes  con problemas de conectividad y accesibilidad  más de 1000 equipos de cómputo y sim cards para acceder a sus clases de forma remota, alrededor de 1000 bonos de mercados, el apoyo para el retorno a sus hogares de muchos estudiantes y una gestión decidida de la dirección universitaria en lograr la matricula cero para todos nuestros estudiantes  en el período 2020-2.

El Consejo Superior Universitario otorgó facultades al Consejo Académico, con la finalidad de promover un marco normativo institucional transitorio que facilitara y flexibilizara los procesos académicos y administrativos, garantizando condiciones de calidad institucional en el marco de la emergencia sanitaria generada por la pandemia. Es así como se han generado alrededor de 7 Acuerdos, circulares y comunicados del consejo académico, modificando y generando medidas transitorias que han permitido flexibilizar entre otros procesos: la Admisión 2020-2, la readmisión de estudiantes, el registro académico, eliminación de prerrequisitos y correquisitos, homologación de créditos académicos, flexibilización de los requisitos de grado, la modalidad del proceso de enseñanza y aprendizaje pasando de la presencialidad al trabajo remoto, la evaluación del aprendizaje cambiando la nota por la valoración cualitativa de los resultados de aprendizaje, la oferta de cursos gratuitos de nivelación y de idiomas para promover la graduación, relacionados con el rendimiento académico, la cancelación de asignaturas y la asistencia a clases.

Es importante resaltar que, gracias a las medidas académicas transitorias, adoptadas en el presente año con ocasión de la Pandemia, y en contraste con los pronósticos que en materia de deserción el sistema de educación superior colombiano se planteaba para el 2020-2: nosotros ampliamos cobertura, con una nueva oferta de programas en los diferentes niveles de formación. Por otra parte, se incrementó de manera significativa el número de readmitidos en un 41% y se implementaron, entre otros programas, alivios en el pago de la matrícula.  Por tanto, no solo se mantuvo el número de matriculados en el período académico 2020-2, sino que volvieron a la Institución más de 1000 estudiantes que habían desertado.

Hemos mantenido nuestros procesos de autoevaluación con fines de acreditación, de esta manera recibimos de manera inédita la vista virtual de acreditación internacional por alta calidad para la facultad de Ciencias Empresariales y Económicas por parte de  Education Quality Acreditation Agency – EQUAA; logrando como resultado la acreditación con un nivel Gold Class de tres estrellas, siendo la Universidad del Magdalena la primera Universidad pública en la región en obtener esta acreditación internacional. De igual manera obtuvimos el registro calificado de nuestro primer Doctorado propio y nos aprestamos a recibir en noviembre pròximo las visitas en la modalidad virtual de la acreditación por alta calidad del programa de Medicina y de la Reacreditaciòn Institucional.

Estas circunstancias derivadas de la pandemia aceleraron muchos procesos institucionales y nos han permitido romper paradigmas que sin duda en las condiciones normales nos hubiesen llevado mucho más tiempo. Todo porque en la Universidad del Magdalena siempre buscamos y encontramos rutas para avanzar.

¿Qué opciones virtuales ofrece la universidad?
Ninguna Universidad en el mundo estaba preparada para una situación tan extrema como la originada por el Covid-19. Sin embargo, muchas universidades estaban conectadas, dialogando, diseñando y prototipando nuevas dinámicas de aprendizaje mediadas por tecnología. Unimagdalena hacía parte de RedUnete y de los distintos procesos nacionales de innovación académica, liderados por el Ministerio de Educación Nacional. Estas dinámicas de implementación de TIC en la educación fueron catalizadas en el surgimiento de la crisis y permitieron un nivel de respuesta y adaptabilidad rápido y masivo.

Para que la Universidad tuviera continuidad académica desde la virtualidad, se requería indispensablemente procurar el equipamiento tecnológico y la conectividad de sus estudiantes. Pero además de eso, era preciso realizar una capacitación rápida y acelerada de los docentes en innovación académica mediada por tecnologías. Vale resaltar que esta capacitación va más allá de la simple traducción de la clase magistral presencial a una virtual. Los docentes sintieron de primera mano, que esto no era suficiente para mantener la atención de los estudiantes, ni para garantizar la consecución de los resultados de aprendizaje por parte del estudiantado. Esta coyuntura fue la excusa idónea para revisar las prácticas académicas de manera estructural, para rediseñarlas de manera efectiva y, seguidamente, para potenciarlas de la mano de las nuevas plataformas tecnológicas.

Parece contradictorio, pero otro aspecto fundamental en este repensar la educación, más allá de la pedagogía y de la tecnología, ha sido el enfoque "humano". En últimas, el proceso de aprendizaje existe entre personas: El estudiante con sus compañeros y el docente. Se ha enfatizado transversalmente, la necesidad de potenciar las competencias blandas, las habilidades de comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo, la solución sistémica de problemas y otras, que están encaminadas a forjar el carácter de un profesional que transforma positivamente la sociedad. Ese profesional, es un individuo que hace parte de la sociedad y su formación está encaminada en mejorarla.

A raíz de la pandemia la Universidad del Magdalena hizo grandes cambios estructurales para potenciar el aprendizaje en sus diferentes estamentos:
Se renovó la Plataforma de Administración del Aprendizaje. Por más de 10 años se utilizó Blackboard (Tablero negro en español). Plataforma anticuada e insuficiente para suplir las necesidades de docentes y estudiantes de Unimagdalena. Su reemplazo, un software canadiense de nombre Brightspace (Espacio luminoso en español), ha sido desplegado en el período intersemestral y ahora es utilizada por más de 11000 usuarios de la institución entre docentes y estudiantes de pregrado, posgrados y educación a distancia de Unimagdalena.

Se fortaleció el uso de plataformas institucionales como la suite de Office 365, con el uso de correo, aplicación Microsoft Teams, Tareas, Calendario, entre muchas otras, que permitieron una mayor conectividad de usuarios en la virtualidad. Teams, especialmente, fue acogida de muy buena manera por directivos, docentes y estudiantes, para llevar actividades académicas, administrativas e investigativas. ¿Y cómo se capacitó a los usuarios en estas herramientas? La respuesta es "Bloque 10".
Bloque 10 es el bloque digital de Unimagdalena, no está en ningún lugar físico y a la vez está en todas partes. A inicios de octubre se inauguró la sede sur de Bloque 10 en el municipio del Banco, para brindar conectividad a los territorios más distantes del departamento. ¿Pero qué es Bloque 10? En su segunda versión, Bloque 10, es una plataforma de convergencia educativa. En ella, docentes, estudiantes y funcionarios pueden tomar cursos virtuales autónomos para capacitarse en estrategias pedagógicas, competencias audiovisuales y TIC en el aprendizaje. Pero más importante aún, pueden crear contenidos y tomar una postura activa en los procesos de educación, investigación y extensión del conocimiento. Hoy día, Bloque 10 cuenta con grupos de aprendizaje, perfiles de usuario, foros de discusión, blogs creados por docentes e investigadores y una miríada de nuevas maneras de enseñar que seguimos descubriendo y prototipando día a día. 

¿Cuantos estudiantes tienen en este semestre y en qué modalidades (presencial, virtual, distancia)?
Para el semestre 2020-II, y con corte al dia de hoy 15 de octubre, contamos con un total de 22.078 estudiantes activos distribuidos así:
• 17.993 estudiantes en la modalidad presencial (de pregrado 17.128 y 865 en posgrados).
• 2.368 estudiantes en la metodología distancia tradicional 
• 1.717 estudiantes en la metodología virtual (1682 de pregrado a distancia y 35 de posgrados)
Se resalta que tenemos 1.610 estudiantes más que el semestre 2020-I. lo que evidencia el impacto positivo de las medidas tomadas para este indicador.

Comparte esta publicación

Facebook Twitter
Informate de las medidas transitorias de adaptación ante la contingencia generada por la pandemia del virus COVID19